efe punto

No hay que ser una casa para tener fantasmas

No es necesario ser una Habitación —

pues el Cerebro tiene Pasadizos — al margen del

Espacio Material —

 

Es más seguro topar a Medianoche

con un Espíritu de fuera,

que plantar cara al que se lleva dentro —

ese Gélido Huésped.

 

Es más seguro profanar las Losas

al recorrer una Abadía —

que encontrarse sin Armas a uno mismo —

en Lugar solitario —

 

El yo que acecha tras el yo —

debería asustarnos mucho más —

Un Asesino oculto en nuestra Casa

no es tan terrorífico —

 

Toma el Cuerpo — un Revólver —

y cierra los Candados —

ignorando a un espectro más temible —

o Algo más —

                                                                    Poema 670

                         Poemas a la muerte, Emily Dickinson

         creación   p r á c i d o · d o m i n g o

         interpretación  Belén Bouzas, Diego M. Buceta y Fran Martínez

         iluminación Laura Iturralde

         fotografía  Miguel Vidal

         diseño gráfico Alba Troiteiro

         diseño web Berio Molina

         distribución Helena Fredricksen

         agradecimientos  Asociación Pedra do Lagarto, Gimnasio A.B.P. Sport y Teatro Ensalle